Dieta paleo y Crossfit: Grandes aliados

Existe una evitable relación al hablar de Dieta paleo y CrossFit. Cómo ya hablamos en el anterior post, junto con la dieta de “la zona” son sin duda las más extendidas en esta disciplina deportiva.

Pero al hablar del concepto paleo vienen a la cabeza multitud de ideas. Y por si fuera poco, al buscar información al respecto encontraremos un sinfín de divulgadores, artículos, páginas dedicadas a ello, libros… etc.

dieta paleo y crossfit

Pese a ello existe una enorme cantidad de información incorrecta, incoherente y sin evidencia científica. Y sumándole que la mayoría de las veces lo que nos acaba llegando ha pasado de boca en boca, terminamos haciendo cosas que pueden perjudicarnos tanto en nuestros objetivos como en nuestra salud.

Llevo años leyendo sobre esta dieta y tengo que decir que la nutrición basada en la evolución (concepto que me gusta más que “dieta paleo”). Y me parece un punto de partida. Que me ha hecho cambiar la forma de ver lo que comemos y a raíz de eso, entender un poco más lo que somos, cómo somos y por qué lo somos.

Dicho esto me gustaría aclarar lo que entiendo yo al hablar de dieta paleo y CrossFit. Centrándome en la información evidenciada y coherente que nos hace llegar la ciencia y los principales expertos en el tema.

 

Antes de nada, veamos la relación dieta paleo y CrossFit

 

Es innegable que los movimientos funcionales utilizados en Crossfit encajan muy bien en la filosofía paleo. Probablemente los defensores de esta dieta (más adelante veremos que es algo más que una dieta) se han valido de ello para promocionarla en el momento justo de la expansión de esta disciplina deportiva. Obteniendo unos grandes resultados por ello.

Visto desde la otra perspectiva, los atletas de Crossfit, que cómo sabemos, es algo más que la práctica de ejercicio (comunidad, estilo de vida, motivación…) buscan un modelo nutricional acorde. Y la dieta paleo cumple ampliamente las expectativas.

evolución humana crossfit

 

Empecemos: ¿Qué es la dieta paleo?

 

Durante lo que se estima que llevamos cómo especie en la tierra (2,5 millones de años), se sabe que el 99% de nuestra existencia hemos vivido en un entorno de cazadores-recolectores. Tan sólo 12.000 años (1%) cómo agricultores y 200 años (0,0001%) comiendo alimentos altamente procesados (azúcar, harinas refinadas, grasas hidrogenadas…). Nuestros genes no han cambiado, somos iguales que hace 20.000 años.

Hay varios motivos para pensar que estamos en una etapa de transición para adaptarnos el estilo de vida moderno. Entre los cuáles se destaca la creciente epidemia de las enfermedades degenerativas cómo la obesidad, el cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón, la enfermedad de Parkinson , el Alzheimer, la depresión o la infertilidad. Y también las enfermedades autoinmunes cómo la esclerosis múltiple, lupus, artritis reumatoide o alergias entre otras muchas. La evidencia nos dice que en sociedades cazadoras-recolectoras no existían tales enfermedades.

Además, se sabe que las sociedades ancestrales gozaban de físicos a la altura de actuales deportistas de élite y sin la necesidad de contar calorías. Cosa que dista mucho de lo que vemos actualmente a nuestro alrededor dónde lo curioso es encontrar gente mínimamente en forma.

Por eso no es descabellado pensar que el principal motivo de nuestro desastroso y cada vez peor estado actual es basar el 75% de nuestra alimentación en el 1% de nuestra adaptación.

Y aunque el concepto de dieta paleo y CrossFit está muy extendido, realmente lo que envuelve todo esto es una filosofía más allá de lo que comíamos. Es intentar imitar los hábitos para los que estamos diseñados en la medida de lo posible (descanso acorde a las horas de luz, tomar el sol, actividades en grupo…).

 

Opt In Image
¡Empieza por aquí!

 Suscríbete y te regalaré mi ebook gratis de 20 páginas.

Dónde te enseñaré los 8 pilares básicos de nutrición que te llevarán al siguiente nivel físico en CrossFit.

 

¿En qué se basa?

 

Primero de todo me gustaría aclarar que no es la dieta paleo:

  • No es una dieta necesariamente hiperproteica. Aunque muchos lo crean, no se basa en comer sólo carne en cantidades desproporcionadas.
  • No es una dieta baja en carbohidratos. Ni cetogénica. La distribución de macronutrientes no es cerrada y puede variar en función de nuestros objetivos.

Hay mucha información y versiones al respecto. Unas incluyen lácteos, otras aceptan el consumo moderado de legumbres…etc. Pero me centraré en la versión más “pura” y en el tema que a mí me representa que es la nutrición.

 

Alimentos fuera de la dieta paleo

Empezaré por los alimentos que no están dentro de la dieta:

  • Azúcar.
  • Cereales y legumbres.
  • Alimentos procesados.
  • Aceites vegetales derivados de cereales o semillas.
  • Lácteos.

Hay tres grupos incuestionables. Uno es el azúcar y los productos altamente procesados (galletas, bollería, comida preparada…). Que cómo ya sabemos (o deberíamos saber) son alimentos que su aporte de micronutrientes es escaso y además están asociados a múltiples enfermedades (diabetes, obesidad, varios tipos de cáncer…). Y otro son los aceites vegetales, que tampoco aportan beneficios. Y su consumo está relacionado con posibles efectos inflamatorios al desajustar el ratio Omega3-Omega6 (que no debería estar excesivamente descompensado). Además, los aceites vegetales se suelen usar para cocinar a altas temperaturas y se ha demostrado que son muy inestables y nada recomendables para ello.

Los demás grupos son algo más complejos de catalogar y habría que estudiar cada caso concreto. Lo que está claro es que un grupo de alimentos cómo son los cereales. Y hablo de cereales enteros y cocinados adecuadamente (no de pasta de colores y pan mal llamado integral), no deberían ser ni de lejos la base de nuestra alimentación.

comida ancestral para crossfit

Alimentos permitidos en la dieta paleo

Ahora veamos que alimentos sí están dentro de la dieta paleo y Crossfit:

  • Fruta, verdura y tubérculos.
  • Carne, pescado y huevos.
  • Frutos secos.
  • Otras grasas como aceite de oliva o de coco (virgen extra) y mantequilla.

Creo que no es necesario enumerar los tantos beneficios que nos aportan esta serie de alimentos. Sin duda deberían ser la base de cualquier patrón de alimentación saludable.

Un punto importante a destacar es que cuanto mayor sea el contenido graso en los productos de origen animal, mayor debe ser la calidad de éstos. Las principales toxinas que tienen los animales se almacenan en su grasa. Además, el perfil lipídico de los ácidos grasos de la carne de calidad (criada en libertad y alimentada con pasto) tiene mayores cantidades de Omega3 y menores de ácido palmítico (un ácido graso saturado de cadena larga asociado a enfermedades del corazón).

 

¿Qué beneficios aporta?

 

A parte de las posibles y aún poco estudiadas enfermedades que puede prevenir o incluso curar (enfermedades autoinmunes o neurodegenerativas), los beneficios son muy extensos:

  • Incremento estado de ánimo y vitalidad.
  • Optimización de la energía.
  • Mejora la líbido.
  • Mejor descanso.
  • Mayor claridad mental.
  • Optimización del sistema hormonal y en consecuencia una regulación del peso corporal.
  • Mejora de la flexibilidad metabólica (capacidad del cuerpo a utilizar diferentes fuentes de energía).
  • Mayor saciedad, al ser alimentos muy ricos en agua y fibra.

Aunque se crea lo contrario ya que actualmente lo normal es padecer de alguna enfermedad, dolor, malestar, depresión, ansiedad…etc. El estado natural del cuerpo es una constante salud, energía y fortaleza. La realidad es que nadie va a recuperar de un día para otro sus capacidades naturales. Pero como ya hemos visto, “paleo” no es una típica dieta de mayo para lucir cuerpo en agosto. Si no un concepto que podemos adaptar en cierta medida al mundo moderno y con el que podemos aprender mucho sobre cómo somos y por qué lo somos.

 

¿Y qué hay de los inconvenientes?

 

Uno de los mayores inconvenientes a destacar es que adaptar esta dieta creando un superávit de calorías. Ya sea para la ganancia de masa muscular como para la mejora del rendimiento para una competición o una prueba. Se puede hacer realmente complicado debido al la cantidad de comida que habría que ingerir y la saciedad que conllevaría llevarla a cabo. Cuando se busca una mejora del rendimiento o un aumento de masa muscular, una de las opciones que mejor funciona es seguir un patrón alto el carbohidratos. Cosa que con la dieta paleo sería a base de frutas y tubérculos, e ingerir una cantidad de por ejemplo 600 gramos de carbohidratos sería bastante complicado.

Otro posible inconveniente es la adherencia a esta dieta. Sobretodo cuando se pasa de un patrón de alimentación basado en alimentos procesados el cambio es enorme. Y la ansiedad se ve aumentada bastante. Normalmente se suele mejorar dicha adherencia haciendo 1 o 2 comidas libres a la semana.

En un post futuro hablaré cómo podemos adaptar la dieta paleo y CrossFit en nuestro día a día. cuándo nos puede favorecer y qué aspectos podemos mejorar según nuestros objetivos.

 

 

 

 

Cuéntame ¿Cuáles son tus experiencias con la dieta paleo y CrossFit?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.